Breve explicación del desastre bancario y acciones judiciales a ejercitar.

Los paralelismos entre la ampliación de capital del Banco Popular con la salida a Bolsa de Bankia son evidentes. El Tribunal Supremo consideró, en el “caso Bankia”, que debía devolver lo invertido más los intereses legales cuando el inversos fuera minorista puesto que la información suministrada fue errónea y, por tanto, las intenciones que movieron a los accionistas a invertir estaban viciadas (la información en la que se basaban no era correcta).

En el caso del Banco Popular, todos los indicadores apuntan a que la crisis inmobiliaria en la que estaban sumidos era más profunda y afectaba en mayor medida a su negocio principal que lo que hicieron ver al cliente. De esta manera, lo aportado por cada uno de los nuevos accionistas fue a caer en un agujero inmobiliario de la entidad, que no tenía retorno, pues era lo suficientemente profundo como para no solucionarse con la ampliación de capital.

En la ampliación de capital llevada a cabo en el año 2016, el Banco ha podido incurrir en varias irregularidades, tales como la asistencia financiera llevada a cabo con varios adquirentes de acciones a quienes les concedieron créditos/préstamos para acudir a la ampliación, o la concesión de esos créditos/préstamos a determinados clientes en condiciones muy ventajosas.

Acciones legales a ejercitar.

Dependiendo del caso concreto, se ejercitarían acciones de nulidad, resolución contractual y/o daños y perjuicios.

¿Quién puede reclamar?

  • Quien adquirió sus acciones en el mercado primario.
  • Quien adquirió sus acciones en el mercado secundario (en Bolsa).
  • Quien sea bonista y haya visto candejados sus bonos en acciones.
  • Quien sea inversor de deuda subordinada y haya visto reducida a cero el valor de su participación.

Puedes consultarnos tu caso sin compromiso.

He leído y comprendido el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *